ImpacteCanRoca
  • Imprimir

El Celler de Can Roca, de la Tierra a la Luna

30 años de cocina vinculada a la tierra, la memoria y la innovación

El Palau Robert presenta, del 22 de noviembre al 23 de abril de 2017, la exposición de los 30 años de El Celler de Can Roca para explicar el proceso creativo y la sólida trayectoria del restaurante de los hermanos Roca, que ha llegado a ser reconocido como el mejor del mundo. La exposición coincide con el Año de la Gastronomía y del Enoturismo, y con la declaración de Cataluña como Región Europea de la Gastronomía.

“El Celler de Can Roca, de la Tierra a la Luna” es una exposición que organiza la Generalitat de Cataluña, con el apoyo de El Celler, en reconocimiento al proyecto de los hermanos Roca como referente gastronómico internacional. Cuenta con el patrocinio de BBVA y del Patronato de Turismo Costa Brava Girona, el patrocinio tecnológico de Samsung, y la colaboración de la Agencia Catalana de Turismo y del Institut Ramon Llull. El comisario del proyecto es el director de la Fundación Alícia, el escritor y gastrónomo Toni Massanés.

 

Del 22 de noviembre al 23 de abril de 2017, en la Sala 3

La Luna, concepto que aparece en el título de la exposición, representa un sueño exitoso, después de 30 años de búsqueda de la excelencia desde Taialà, un barrio en las afueras de Girona. El Celler de Can Roca se inauguró en 1986, bajo el impulso de Joan y Josep; Jordi se incorporó al proyecto en el año 2000. Un proyecto vital a tres bandas, tres personalidades diferenciadas pero complementarias que trabajan e investigan en tres especialidades: salado, líquido y dulce. Su trabajo, ingenio y capacidad creativa los colocó en 2013 y 2015 en el primer lugar de la lista de mejores restaurantes del mundo, a partir de la votación de casi mil expertos de todo el mundo.

La compleja cocina de El Celler de Can Roca se ha ido desarrollando con los fundamentos sólidos de la cocina de la madre, Montserrat Fontané; la formación en la Escuela de Hostelería de Girona Sant Narcís y en Francia; los libros y la investigación; la vinculación a la tierra, que prioriza la utilización de los productos locales, y, finalmente, las técnicas modernas de cocina. Cada receta se convierte en la pequeña recreación de un universo lleno de significados, una experiencia que va más allá del hecho de sentarse a la mesa para comer.

La cocina catalana ha vivido y vive un momento de esplendor y máxima relevancia gastronómica mundial, desde Ferran Adrià hasta los Roca, pasando por otros nombres de prestigio. El Celler de Can Roca ha proyectado la potencia creativa de la cocina catalana desde Girona y también en las giras que ha llevado a cabo con su equipo por varios países del mundo, asumiendo el papel de embajadores de Cataluña.

La primera gira tuvo lugar en 2014, visitando Estados Unidos, México, Colombia y Perú. En la segunda, en 2015, se trasladaron a Argentina, Estados Unidos y Turquía. Finalmente, en 2016 presentaron su cocina en Londres, Hong Kong, Phoenix, San Francisco y Santiago de Chile.

El Celler, millor restaurant del món el 2013

El Celler de Can Roca, reconocido en 2013 como el mejor restaurante del mundo. On Edition, The World’s 50 Best Restaurants 2013

Ámbitos

El relato expositivo se desarrolla en seis ámbitos que van desde el descubrimiento de las raíces del “mundo Roca” originario, en la fonda familiar regentada por sus padres en Girona, hasta la experiencia total de El Celler de Can Roca, reconocido internacionalmente como mejor restaurante del mundo.

MEMORIA DE UN BAR

De la tradición más popular a la vanguardia más innovadora.

La exitosa trayectoria de El Celler de Can Roca se empezó a gestar en el bar- restaurante popular, frecuentado todavía en la actualidad por obreros y trabajadores, que abrieron sus padres con el nombre de Can Roca. Aquí vivieron los tres hermanos su infancia y adolescencia. Ya desde muy pequeños ayudaban en la cocina, en el bar o haciendo encargos. Aquí aprendieron a cocinar los platos más tradicionales que todavía les sirven de inspiración para, evolucionados, presentarlos como creaciones insuperables.

Restaurant Can Roca

Restaurante Can Roca. Familia Roca

FORMACIÓN

Los tres hermanos estudiaron en la Escuela de Hostelería de Girona Sant Narcís. Siempre han dado mucha importancia a la formación y, específicamente, a la formación profesional. Joan también es profesor de esta escuela.

DE LA TIERRA A LA LUNA

Se resume la historia de los 30 años de El Celler de Can Roca a través de 31 platos (el primero, de 1986, y el último, de 2016) y los hitos del restaurante. La apertura, la primera estrella, el liderazgo mundial y los hechos más destacados, presentados en una instalación de videowall en la escalera noble del Palau Robert.

El Celler, además del reconocimiento como mejor restaurante del mundo en 2013 y 2015, ha ocupado cuatro veces el segundo lugar de la lista de los mejores restaurantes del mundo. En el capítulo de galardones individuales cabe destacar que Joan Roca obtuvo el Chef’s Choice Award 2016, premio individual al mejor cocinero del mundo que otorgan los chefs que forman parte de la lista de los “50 mejores restaurantes del mundo”, mientras que Josep Roca fue reconocido como el mejor sumiller de 2005 por la Academia Internacional de Gastronomía y Jordi Roca recibió el World’s Best Pastry Chef Award en 2014 y el Prix au Chef Pâtissier de la Academia Internacional de Gastronomía en 2016.

En el campo de la investigación y la innovación, los hermanos pusieron en marcha el centro de investigación de La Masía (I+R), herramienta de gestión del conocimiento para construir el futuro, situado frente al restaurante. El Celler ha contribuido a desarrollar tecnología culinaria como el Rotaval, el Roner y el Rocook.

La Masia, centre d'investigació

La Masía (I+R), centro de investigación. El Celler de Can Roca, Joan Pujol-Creus

CALEIDOSCOPIO

La creatividad de El Celler es el resultado de la suma de tres personalidades diferentes y complementarias, con el denominador común de la entrega en el trabajo con pasión, generosidad e ingenio. En este apartado los hermanos Roca se presentan en un tríptico con tres proyecciones que destacan cada una de las personalidades. Tres personalidades que se han distinguido en tres campos: cocina (Joan), vinos (Josep) y cocina dulce (Jordi).

El tríptico es la entrada al caleidoscopio creativo de El Celler que ellos han identificado mediante 16 conceptos o líneas creativas, que se agrupan en dos ejes: Tiempo y Espacio.

El conocimiento asociado al eje del Tiempo, que va del pasado al futuro, se concreta en la sucesión Memoria, Tradición, Academicismo, Innovación tecnológica y Transversalidad. A estos conceptos se añade La Masía, incubadora de creatividad y herramienta de gestión del conocimiento para construir el futuro, situada cerca del restaurante.

El Espacio se concreta con la sucesión Paisaje, Producto, Vino, la percepción o los sentidos –Cromatismo, Dulce y Perfume–, y la motivación interna –Libertad, Atrevimiento, Magia, Sentido del humor y Poesía–.

Por último, se hace mención del Viaje como aprendizaje y oportunidad de intercambio que El Celler aprovecha como nadie.

Restaurant Can Roca, amb els germans i la iaia

Restaurante Can Roca. Los hermanos y la abuela. Familia Roca

EXPERIENCIA TOTAL

Un conjunto de cámaras ha filmado, desde una perspectiva omnisciente, el trabajo que se realiza en un mismo momento del servicio en El Celler de Can Roca. Además, en este ámbito podemos vivir la experiencia íntima de un servicio en El Celler desde el punto de vista de un comensal. Joan en la cocina, Josep en la bodega y Jordi en el laboratorio de La Masía (I+R). Un trabajo armónico, sincrónico y excepcional para conseguir una experiencia única.

La cuina d'El Celler

La cocina de El Celler. El Celler de Can Roca, Joan Pujol-Creus

MEMENTO MORI

Fieles al origen. Tan importante como ser capaz de “subir a la Luna” es ser capaz de tener los pies en la tierra. Ellos lo hacen diariamente cuando van a desayunar y a comer al restaurante-bar Can Roca, el de sus padres, con todos los integrantes del equipo de El Celler.

Y el viaje continúa...

Fidels als orígens

Fieles a los orígenes. Foto Montse Campins

Fecha de actualización:  14.11.2016

Información relacionada